Harajuku

Harajuku (原宿) es posiblemente una de las zonas más populares de Tokyo, tanto para para los que no somos de allí, como para sus nativos. Situado en el céntrico barrio de Shibuya (渋谷区), al nombre de Harajuku se le asocian varios términos, como juventud, moda u ocio. Esto es porque Harajuku es el epicentro de dos de las mayores exportaciones de Japón al mundo: el manga y la tecnología.

Podéis llegar a Harajuku con la línea de metro Chiyoda (verde) o la Fukutoshin (marrón), bajando en la parada de Meiji-Jingumae. Si tenéis el pase de Japan Railway, podéis usar la línea Yamanote (verde) de JR, y bajaros en la parada Harajuku. Fácil, ¿no?

Un pequeño inciso. En el post anterior comentaba que la línea verde es la Línea Chiyoda  y ahora vemos otra línea verde, la Línea Yamanote. La diferencia es que la primera forma parte del metro de Tokyo, y la segunda de la red ferroviaria de la compañía JR (Japan Railway). Tokyo es muy grande, hay mucho tren, los colores se repiten y las estaciones de tren se comparten. Así que guiaros por los nombres más que por los colores, porque, además, la entrada al metro y a los ferrocarriles suele coincidir. ¡Estad atentos a las señales! Para nuestra conveniencia todos los nombres están “romanizados”, es decir, escritos en alfabeto latín. 

Paseando por Harajuku y sus calles estrechas uno puede encontrarse de todo. Literalmente, de todo. Harajuku es el centro de reunión de un target muy concreto, el joven o joven-adulto. Chicos y chicas con poder adquisitivo, consumidores de la cultura pop japonesa de principio a fin, y con devoción por la moda, el manga y las últimas novedades tecnológicas. En Barcelona solemos quedar en Plaza Catalunya como punto céntrico. Harajuku sería el equivalente en Tokyo.

Una de sus calles más conocidas es Takeshita, donde conviven tiendas de grandes firmas con boutiques de moda independiente. También está lleno de cafés y restaurantes de lo más curiosos. Algunos son muy pintorescos, como uno que está lleno de gatos, para que los acaricies. Otros tienen chicas disfrazadas de gato. Los hay con espectáculos en directo, karaoke, y otros tipos de performances a cada cual más pintoresca. No es descriptible. Sencillamente hay que vivirlo. 

Paseando por sus calles y locales veréis chicos y chicas con el último grito en moda, adolescentes (y adultos) disfrazados de sus personajes manga favoritos, y peinados de lo más alocados. Estilos que en occidente harían que más de uno girara la cabeza con estupefacción, en Tokyo son el pan de cada día. 

En Harajuku también se dan lugar la gran mayoría de tiendas de tecnología de Tokyo. Las últimas novedades en electrónica, como cámaras digitales, teléfonos móviles o gafas de realidad virtual, lo encontraréis aquí. Y sí, merece la pena comprar aquí. Está más barato que en nuestras tiendas locales o en re-sellers por internet. Las instrucciones suelen venir en varios idiomas (aseguraros, por si acaso). Yo compré.

Pero si por algo destaca Harajuku es por lo gran amalgama de cultura pop que existe. Japón es uno de los pocos sitios del mundo en los que las ventas de música física (CD y DVD) todavía importa, e importa porque todavía vende, y vende porque suelen regalar todo tipo de complementos como posters o cartas. Los fans son muy fans, así que lo consumen en masa, sobre todo los productos J-Pop (como se conoce a la música japonesa), una industria que mueve millones y millones cada año.

El fenómeno fan incluye el manga (comics) y el anime (series y películas). Podéis encontrar comics inéditos fuera de Japón, objetos de coleccionista, y merchandising de todo tipo. Ser dibujante de manga es una de las profesiones que más ilusionan a los pequeños nipones. Es una industria de mucho valor y reconocimiento. Para alguien que creció con Dragon Ball, Doraemon y demás, pasear por Harajuku es como estar dentro de esos universos.

Entre los ítems más variopintos que uno puede adquirir en Harajuku están cosas como cojines de tamaño humano revestidos con una impresión a color de tu ídolo favorito, para que lo abraces cuando de apetezca. Esto es Harajuku.

Using Format